Adaptación a la SEPA, febrero 2016

Febrero de 2016 es una fecha importante para la adaptación a la SEPA en España.

Desde esa fecha la norma 19.14 dejará de poder presentarse en fichero plano, debiendo ser un formato ISO 20022 XML para su envío al banco.

En cuanto a la norma 58 y 32, desaparecen. Los clientes deberán ponerse en contacto con sus oficinas bancarias para concretar con ellos para concretar unas nuevas soluciones alternativas para las remesas susceptibles de ser financiadas. Si bien se publicará una nueva versión del cuaderno (posiblemente de la norma 19.14) en noviembre de 2015 para integrar estos formas de financiación para la empresa.

El plan de acción de productos nicho y transitoriedades de la web de la sepa dice lo siguiente al respecto del cuaderno 58:

“La comunidad bancaria española ha venido trabajando para poder ofrecer a sus clientes emisores una solución alternativa que dé cobertura a sus necesidades específicas de negocio en lo que respecta al envío de remesas de adeudos susceptibles de ser financiadas y que, en consecuencia, permita sustituir a los actuales anticipos de crédito.

Está previsto, por tanto, que las entidades que voluntariamente lo deseen, ofrezcan a sus clientes un servicio adicional basado en una solución técnica que posibilite llevar a cabo la financiación de remesas de adeudos SEPA. A más tardar en octubre de 2015, las entidades que planeen ofrecer el servicio deberán estar preparadas para aceptar estos adeudos, sin perjuicio de que pudieran estar aceptándolos con anterioridad como, de hecho, ya ocurre con algunas entidades.

Con este fin, se ha definido una regla de uso dentro del estándar de adeudos directos SEPA, válida tanto para la versión básica como la B2B, y destinada a permitir identificar las remesas de adeudos para los que el cliente solicita financiación. Los ficheros que remitan a sus entidades los emisores de este tipo de adeudos, deberán ir identificados con una etiqueta específica en la cabecera del mensaje que permita señalar su condición de remesa financiada. Dicha información permanecerá, en todo momento, en el entorno cliente-banco y nunca se intercambiará a través del circuito interbancario.

Esta regla de uso será comunicada por las entidades a la clientela afectada como parte de sus acciones comerciales para la migración y se incorporará a la futura versión de los folletos que se pongan a disposición del público con motivo de su adaptación a las nuevas versiones de los Rulebook del EPC, previstas para noviembre de 2015.

 

En el mismo folleto informativo, indica que es posible que existan bancos en los cuales no acepten recibos con vencimiento posterior al 1 de febrero de 2016:

“Conscientes del carácter inamovible de la fecha límite, las entidades se comprometen a no aceptar de sus clientes nuevas remesas de anticipos o recibos con vencimientos posteriores al 1 de febrero de 2016. Para evitar cualquier posible incidencia, las entidades han establecido los controles necesarios que les permitan identificar operaciones con plazos mayores y actuar en consecuencia. En cada caso, la entidad gestionará con el emisor la mejor opción para el tratamiento de dichas operaciones.”

Será recomendable por tanto, hablar con cada una de las entidades financieras con las que se trabaje para saber como van a adaptarse estas al nuevo cambio producido por la adaptación a la SEPA.

 

Compartir en redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario