La factura simplificada sustituye a los tickets

 

 

Ha salido publicado un  Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación en el cual se establece un sistema de facturación basado en dos tipos de facturas: la factura completa u ordinaria y la factura simplificada, que viene a sustituir a los denominados tickets.

Entre las principales novedades se encuentra:

  • Los tiques desaparecen y son sustituidos por facturas, pasan a ser “facturas simplificadas”. En el Real Decreto no aparece muy claro si tiene que aparecer el  literal de “factura simplificada”, lo que es seguro que no se podrá usar la palabra “ticket” a la hora de imprimirlo y llevaran un numero y en su caso, serie.
  • La obligación de expedir factura podrá ser cumplida mediante la expedición de factura simplificada y copia de esta en cualquiera de los siguientes supuestos:

a) Cuando su importe no exceda de 400 euros, Impuesto sobre el Valor Añadido incluido, o

b) cuando deba expedirse una factura rectificativa.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior, los empresarios o profesionales podrán igualmente expedir factura simplificada y copia de ésta cuando su importe no exceda de 3.000 euros, Impuesto sobre el Valor Añadido incluido, en las operaciones que se describen a continuación:

a) Ventas al por menor, incluso las realizadas por fabricantes o elaboradores de los productos entregados.

A estos efectos, tendrán la consideración de ventas al por menor las entregas de bienes muebles corporales o semovientes en las que el destinatario de la operación no actúe como empresario o profesional, sino como consumidor final de aquellos. No se reputarán ventas al por menor las que tengan por objeto bienes que, por sus características objetivas, envasado, presentación o estado de conservación, sean principalmente de utilización empresarial o profesional.

b) Ventas o servicios en ambulancia.

c) Ventas o servicios a domicilio del consumidor.

d) Transportes de personas y sus equipajes.

e) Servicios de hostelería y restauración prestados por restaurantes, bares, cafeterías, horchaterías, chocolaterías y establecimientos similares, así como el suministro de bebidas o comidas para consumir en el acto.

f) Servicios prestados por salas de baile y discotecas.

g) Servicios telefónicos prestados mediante la utilización de cabinas telefónicas de uso público, así como mediante tarjetas que no permitan la identificación del portador.

h) Servicios de peluquería y los prestados por institutos de belleza.

i) Utilización de instalaciones deportivas.

j) Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.

k) Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.

l) Alquiler de películas.

m) Servicios de tintorería y lavandería.

n) Utilización de autopistas de peaje.

  • En casos concretos habría que especificar en el ticket un texto, por operaciones exentas, o por inversión del sujeto pasivo, o si es rectificativo la identificación del ticket rectificado…
  • Cuando un cliente pide factura, es recomendable hacer la factura con el mismo código que tiene el ticket, y así se genera la factura de la caja diaria, también es conveniente identificar de alguna forma los ticket (o facturas simplificadas), a los que equivale, para luego poder llevarlo a contabilidad de alguna forma por rangos de intervalos correlativos.
  • Se establece una nueva definición de factura electrónica con igualdad de trato entre la factura en papel y la electrónica, asegurando la legibilidad  de esta ultima mediante mecanismos de verificación de firma u otros elementos autorizados que garanticen la autenticidad de su origen e integridad de su contenido.

 

Compartir en redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario