Nueva Ley Antifraude

 

 

Ayer entro en vigor la nueva Ley Antifraude que entre otras medidas, ha puesto en marcha una serie de disposiciones para evitar los cobros y pagos en efectivo por importes iguales o superiores a 2.500,00 €, recogidas en el artículo 7.

Sin entrar en análisis profundos ni valoraciones que a nosotros no nos competen, si que es interesante que señalemos una serie de datos para que tengamos claras nuestras implicaciones y no incurramos en una violación de esta nueva ley:

  • Debemos de tener claro que infringe la ley tanto el que paga como el que cobra y que ambos deberán responder de forma solidaria de la infracción y de la sanción que se imponga. ¿ Que quiere decir esto ?. Muy sencillo, tanto si somos la parte que paga como la que cobra, en ningún caso debemos hacerlo en efectivo por un importe igual o superior a 2.500,00 €, por mucho que la otra parte nos intente convencer de que no es nuestra responsabilidad. El límite de 2.500,00 € aumenta hasta los 15.000,00 € en caso de que el pagador sea una persona física que justifique que no tiene domicilio fiscal en España y que no actúa como empresario o profesional.
  • Si por algún motivo hemos infringido la ley, podemos denunciar el hecho y quedar exentos de responsabilidad por la citada infracción siempre que lo hagamos antes de los 3 meses de ocurrida la infracción y que la otra parte no lo haya denunciado antes.
  • La ley ya está vigente y afecta incluso a operaciones comerciales anteriores a su promulgación. Es decir, si en una fecha anterior al 19 de Noviembre hemos realizado una operación comercial y hemos acordado pagos/cobros posteriores en efectivo por un importe igual o superior a los 2.500,00 €, ese acuerdo no se puede mantener, ya que infringirá la ley (ver la Disposición final quinta de dicha ley).
  • La limitación no se refiere a cobros/pagos individuales, sino a los importes totales de las operaciones comerciales. Es decir, si hago una compra de 3.000,00 €, no podré pagarla en efectivo en 2 pagos de 1.500,00 cada uno, ya que el total de la operación habrá superado el límite establecido. Sin embargo si que podré hacer un pago en efectivo de 1.500,00 € y otro del mismo importe por otro medio que no sea en efectivo.
  • Se entiende por pago en efectivo tanto a los pagos en metálico, como por medio de talones o pagarés al portador o cualquier otro método que no permita a la administración identificar adecuadamente tanto al cobrador como al pagador.
  • Se deberán guardar durante 5 años los justificantes de cobros/pagos iguales o superiores a los 2.500,00 €.
  • Todas estas disposiciones y limitaciones no son de aplicación en caso de transacciones entre dos particulares que no sean profesionales ni autónomos. Por ejemplo en la compra/venta de un vehículo entre dos particulares.

 

En resumen, a partir de ahora, la mejor forma de evitarnos problemas será tener muy claro que no podemos pagar ni cobrar en efectivo importes superiores a 2.499,99 € y recordar que como alternativa a las transferencias y domiciliaciones, tendremos los ingresos en ventanilla de alguna oficina de un banco en el que el cobrador tenga cuenta o los pagos mediante talones nominales y preferentemente cruzados. Lo malo es que esto seguro que va a sorprender a muchos con las comisiones que las entidades financieras cobren por estas operaciones que a partir de ahora serán obligatorias, hecho que a mi entender el legislador ha obviado y que debería haber incluido en el texto, instando a que las citadas entidades financieras no saquen un beneficio extra derivado de esta legislación.

 

Compartir en redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario