Sistema Especial para Empleados del Hogar

Ha empezado la cuenta atrás para dar de alta a los empleados de hogar. A partir del 1 de julio de 2012 todos los empleados de hogar deben estar incluidos en el Sistema Especial para Empleados de Hogar integrado dentro del Régimen General de la Seguridad Social (Ley 27/2011). Esta medida afecta tanto a los trabajadores que trabajan por cuenta propia como a aquellos que trabajan por cuenta ajena. Todos los empleados domésticos deberán estar registrados independientemente del número de horas que trabajen.

Las principales características de la integración del Régimen Especial dela Seguridad Social de los Empleados de Hogar en el Régimen General de la Seguridad Social mediante la creación de un Sistema Especial son:

1.- La cotización se realizará en función del tramo que corresponda por las retribuciones percibidas por los empleados según los 15 tramos que ha creado Seguridad Social. Las bases de cotización de los 15 tramos se incrementarán en un porcentaje conforme al aumento que establezca la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

2.- Para el 2012 el tipo de cotización será del 22% (18,30 para el empleador y 3,70 a cargo del empleado). Para contingencias profesionales se aplicará un 1,1% a cargo del empleador.

3.- Para el 2012, 2013 y 2014 existirá una reducción del 20% en las cotizaciones por la contratación de personas que presten servicios en el hogar familiar. Esta reducción se ampliará hasta llegar al 45% en las familias numerosas.

4.- No procederá la cotización por desempleo por lo que tampoco corresponderá la acción protectora correspondiente al desempleo.

5.- El responsable del ingreso de las cuotas será el empleador de manera obligatoria mediante domiciliación bancaria o cargo en cuenta.

La integración de los trabajadores en el Régimen Especial de Empleados de Hogar supone en general una mejora de sus derechos a las prestaciones dela Seguridad Social ya que éstas se harán efectivas en los mismos términos y condiciones que los establecidos para el Régimen General, salvo alguna peculiaridad.

En caso de enfermedad común o accidente no laboral se percibirá subsidio por incapacidad temporal a partir del cuarto día de la baja hasta el octavo día que irá a cargo del empleador. A partir del noveno día de la baja la prestación será abonada por la Seguridad Social. Anteriormente, la prestación se percibía desde el día 29º de la baja. También se amplía la protección a las denominadas contingencias profesionales por lo que en caso de accidente laboral o enfermedad profesional los trabajadores tendrán la misma protección que los demás trabajadores. Hasta ahora, los empleados de hogar solamente tenían la protección por contingencias comunes.

Compartir en redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario